Cuidando a Tu Introvertido

Este artículo me lo encontré por ahí y lo traduje, tal vez no sea la mejor traducción del mundo, pero de eso a nada… pos servidos.

La crítica aca.

——————————————

Cuidando a Tu Introvertido

¿Conoces a alguien que necesita pasar horas sólo todos los días? ¿Que le encantan las charlas acerca de los sentimientos o idea, que puede dar una presentación dinámica ante una gran audiencia, pero se ve incómoda en grupos y torpe en pequeñas pláticas? ¿Que tiene que ser acarreada a las fiestas y luego necesita todo el resto del día para recuperarse? ¿Que gruñe, ciñe o pone caras cuando es acosado por cumplidos de personas que sólo quieren ser agradables?

Si es así, ¿le dices a esa persona que es “muy seria” o le preguntas si “se siente bien“?” ¿Te refieres a él como distante, arrogante o grosero? ¿Redoblas tu esfuerzo por hacerlo socializar?

Si has contestado que si a estas preguntas, es probable que tengas un introvertido entre tus manos y no lo estés cuidando como es debido. La ciencia ha aprendido mucho en los años recientes acerca de los hábitos y requerimientos de los introvertidos. Se ha descubierto por medio de imágenes cerebrales que los introvertidos procesan la información de diferente manera que los demás (no lo estoy inventando). Si estás bajo esta curva, tranquilo, no estás solo. Los introvertidos son comunes, pero también son de los grupos más incomprendidos y agraviados de América, y tal posiblemente del mundo.

Lo sé. Mi nombre es Jonathan y soy un introvertido.

Oh, por años lo negué. Después de todo, tengo buenas habilidades sociales. No soy malhumorado ni misántropo. Usualmente. No soy nada tímido. Me encantan las largas conversaciones que exploran los pensamientos e intereses pasionales. Pero por fin me he liberado y me he mostrado ante mis amigos y colegas. Y con ello, me he librado de cualquier cantidad de confusiones y estereotipos dañinos. Ahora estoy aquí para decirles lo que deben de saber para responder dando apoyo y siendo sensibles ante su propia familia, amigos y colegas. Recuerden, alguien que conocen, respetan o interactúan cada día es introvertido y probablemente estás sacándolo de sus casillas. Es beneficioso aprender a interpretar las señales de aviso.

¿Qué es la introversión?

En el sentido moderno, el concepto va atrás al año 1920 y al psicólogo Carl Jung. Hoy es parte central de pruebas de personalidad usadas ampliamente como Myers-Biggs. Los introvertidos no son necesariamente tímidos. La gente tímida se siente ansiosa, asustada o se auto-inhiben en situaciones sociales; los introvertidos no son así. Los introvertidos tampoco son misántropos, pero algunos de nosotros coincidimos con Sartrè al decir que “el infierno son otras personas a la hora del desayuno“. Más bien, los introvertidos son personas que se cansan con de las personas.

Los extrovertidos se energizan con las personas, y se marchitan o se desaparecen cuando están solas. Generalmente se aburren de ellos mismos, en todos los sentidos frase. Dejen a un extrovertido solo por dos minutos y de inmediato buscará el celular. En contraste, después de una hora o dos de sociabilidad, nosotros los introvertidos, necesitamos apagarnos y recargarnos. Mi propia fórmula es dos horas a solas por cada hora de sociabilidad. Esto no es ser antisocial. Tampoco es señal de depresión. Tampoco indica que hay que tomar medicamentos. Para los introvertidos, el estar solos es tan relajante como dormir y satisface como el comer. Nuestra frase: “Estoy bien, tú estás bien, en dosis pequeñas“.

¿Cuántas personas son introvertidas?

He realizado investigación exhaustiva a esta pregunta, en la forma de una rápida búsqueda en Google. La respuesta: cerca del 25%, o justo menos de la mitad, o la mejor: una pequeña proporción de la población en general y una amplia mayoría en la población talentosa.

¿Los introvertidos son incomprendidos?

Mucho. Esto parece, es nuestro destino. “Es muy difícil para un extrovertido entender a un introvertido” escriben los expertos en educación Jill D. Burrus y Lisa Kaenig. (También citados en la frase del párrafo anterior). Los extrovertidos son de fácil lectura para los introvertidos, porque los extrovertidos gastan mucho tiempo en darse a conocer en sus interacciones con otras personas de manera que todos los oigan (muchas veces aunque uno no se quiera enterar). Son tan misteriosos como cachorritos. Pero esto no funciona en ambos sentidos. Los extrovertidos tienen poca o nula capacidad de entender la introversión. Asumen que la compañía, especialmente la suya, siempre es bienvenida. No se pueden imaginar porque alguien pudiera necesitar estar solo, de hecho toman con resentimiento la idea. Por más que le he explicado a los extrovertidos esto, nunca he sentido que me comprendan. Escuchan por un momento y regresan a su mismo discurso.

¿Los introvertidos son oprimidos?

Tendría que asentir. Por algo, los extrovertidos están sobre-representados en la política, una profesión en la cual sólo los parlanchines se sienten cómodos. Vean a George W. Bush. Vean a Bill Clinton. Parece que cobran vida sólo con gente a su alrededor. Pensando en los pocos introvertidos en las altas esferas políticas – Calvin Coolidge, Richard Nixon, es sólo enfatizar el punto. Con la posible excepción de Ronald Reagan, cuyos famosos aislamientos y privacidad eran señales de una profunda introversión (muchos actores, he leído, son introvertidos, y muchos introvertidos, socializando se sienten como actores), introvertidos no son considerados políticos “naturales“.

Por lo tanto, los extrovertidos dominan la vida pública. Es una pena. Si los introvertidos gobernaran no cabe duda qe el mundo sería un lugar más tranquilo, sano y pacífico. Como Coolidge supuestamente decía: “¿No comprenden que cuatro quintas partes de nuestros problemas en la vida desaparecerían si nos sentáramos y estuviéramos quietos?” (También se le atribuye el dicho: “Si no dices nada, no tendrás que volver a repetirlo“. La única cosa que un verdadero introvertido detesta es tener que repetirse cuando habla de si mismo).

Con su insaciable apetito de comunicación y atención, los extrovertidos dominan la vida social, así que tienden a establecer las expectativas. En nuestra sociedad extrovertida, ser espontáneo es considerado normal y por lo tanto es una característica deseable, una señal de felicidad, confianza y liderazgo. Los extrovertidos son vistos como de gran corazón, vibrantes, cálidos y empáticos. Ser “gente sociable” es un cumplido. Los introvertidos son descritos como “cerrados”, “solitarios”, “reservados”, “taciturnos”, “auto-reprimidos“, “privados“, estrechos, tacaños con sus palabras, palabras que sugieren parsimonia emocional y baja auto-estima.

Las mujeres introvertidas, sospecho, deben sufrir aún más. En ciertos círculos, particularmente en el medio-oeste, un hombre podía triunfar siendo el tipo “duro y callado”, las mujeres sin esta alternativa, es más probable que sean tachadas de tímidas, retraídas o arrogantes.

¿Son los introvertidos arrogantes?

Difícilmente. Supongo que este malentendido tiene que ver con que la población media introvertida es más inteligente, reflexiva, independiente, centrada, refinada y sensible que la media extrovertida. También puede atribuirse a que hablamos poco y esto es visto como desdeño por parte de los extrovertidos. Tendemos a pensar antes de hablar, mientras que los extrovertidos tienden a pensar al hablar, por eso es que sus juntas nunca duran menos de seis horas. Los introvertidos, escribe un compañero llamado Thomas P. Crouser, en un libro llamado “¿Porqué los extrovertidos hacen todo el dinero?” (tampoco me estoy inventando esto), son empujados a la distracción por el diálogo semi-interno que algunos extrovertidos tienden a realizar. Los introvertidos no se quejan afanosamente, en cambio miran al cielo y en silencio maldicen al destino. Así es.

Lo peor es que los extrovertidos no tienen idea del tormento al que nos someten. Algunas veces, cuando tratamos de respirar de su plática que es un 98% libre de contenido, nos preguntamos si los extrovertidos se escuchan a ellos mismos. De todas formas, permanecemos estoicos, por las normas de etiqueta – escritas sin duda por los extrovertidos – que marcan que es grosero no seguir la broma y que un silencio es incómodo. Sólo podemos soñar que un día cuando nuestra condición sea más comprendida, tal vez cuando un movimiento por los derechos del introvertido haya triunfado y dado frutos no será grosero decir: “Soy un introvertido. Eres una persona maravillosa y me caes bien. Pero por ahora por favor, shhhh“.

¿Cómo puedo hacerle saber al introvertido con el que convivo sepa que lo apoyo y que respetar su decisión de ser como es?

Primero, reconocer que no es una decisión. No es un estilo de vida. Es una orientación.

Segundo, cuando veas a un introvertido perdido en sus pensamientos, no le preguntas “¿qué te pasa?” o “¿te sientes bien?“.

Tercero, no digas nada más, shhhh.

http://www.learningplaceonline.com/relationships/friends/caring-introvert.htm

About these ads

7 Respuestas a “Cuidando a Tu Introvertido

  1. Pingback: Cuidando a tu introvertido (Crítica) | Mundo Introvertido

  2. wow increible, me siento totalmente identificada con lo que dice este articulo, yo soy una chica introvertida y es cierto que toda mi vida he sufrido por la etiqueta de seria que suelen ponerme, lo que, por lo regular, me hace sentir incomoda y me hace dudar de mi misma. Siempre he pensado que es bastante grosero que le pregunten a uno ¿porque eres tan seria o estas enojada? ya que es como si atacaran tu esencia misma y eso no es válido en ninguna circunstancia. Sin embargo, nosotros los introvertidos tenemos que adaptarnos a la dinámica social que prevalece y que siempre pone las reglas del juego en las relaciones humanas porque si no nos condenamos a “morir” socialmente hablando. Es por ello que mi mayor reto siempre ha sido encajar en las conversaciones de los demas aunque eso me ponga a sudar frio porque por lo general no se me ocurre que decir, siempre pienso demasiado mis frases y analizo bastante las situaciones y cuando reacciono ya la platica tomo otro rumbo. En fin, trataré de poner en práctica ese tip de pasar tiempo a solas en compensación del tiempo que paso con los demás para recargarme y centrarme en el momento. Saludos a todos los introvertidos!!!!

  3. Totalmente identificada, he tenido problemas con esto desde kinder!! ahora ya soy dentista y sigo con lo mismo, no puede ser, esto me a traído depresion, pues como siempre me senti y me hicieron sentir como rara mi autoestima es muy baja pues me siento tonta,pues ademas soy distraída pues siempre ando en mis propios pensamientos no estoy al pendiente de todo como los extrovertidos, como quisiera ser extrovertida….creo que es una maldicion

  4. Estaba buscando unas cosas y me topé con este post, la verdad que me identifico. Creo que hasta ahora no sabía que era introvertida, pero que alguien se tome el tiempo de poder explicarnos dice mucho, enserio gracias porque a veces no me entendía y no sabía porqué era así pero ahora me doy cuenta, y sí es cierto que es un poco incómodo estar con mucha gente, en mi caso sólo basta una buena amistad con tema de conversación y un café o algo relajante y tranquilo. Es genial que alguien te comprenda de esta manera y a este nivel. Muy interesante todo lo que pone. :)

  5. este post me dió ganas de llorar. Estudio Psicología y ahora entiendo tantas cosas, y por que tanta presión y angustia desde pequeño.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s